Cómo tratar el estrés en pacientes diabéticos

Desde Gananci, los especialistas nos indican lo importante que es aprender a vivir cada día de forma alegra y armónica, ya que esto tiene repercusiones sobre nuestra salud física y emocional. No obstante, algunas personas poseen dificultad para lograrlo. Por ello, hemos decidido crear este artículo, pensando específicamente en quienes padecen de diabetes.

Ciertas cosas ocurren en nuestro organismo cuando vivimos situaciones en las cuales nos encontremos bajo estrés.

Por ejemplo, la epinefrina –o adrenalina-, el glucagón, así como el cortisol tienen un impacto negativo en nuestro índice glicémico. De hecho, vivir algunas situaciones de mucho estrés puede llevar a que una persona padezca enfermedades agudas, infecciones, e incluso desequilibrios emocionales.

Cuando vivimos situaciones de estrés el cuerpo entra en una fase como si se estuviese preparando para afrontar una amenaza e intenta reservar la mayor cantidad posible de energía y azúcar. Por ello, la insulina se reduce, mientras que el glucagón y la epinefrina aumenta, haciendo que el hígado termine por segregar más glucosa de la que en realidad debería.

De igual forma, los niveles de cortisona aumentan, al igual que los de la hormona que se encarga del crecimiento. Por ello, los tejidos de los músculos poseen menos sensibilidad ante la insulina. Todo ello se traduce en el hecho de tener mayor glucosa corriendo por el torrente sanguíneo.

La manera en la cual se comporta el nivel de azúcar en la sangre cuando la persona se encuentra en situaciones estresantes muchas veces no se logra controlar de manera sencilla, por lo que muchos experimentan “rebote”, o nieles elevados de azúcar en la corriente sanguínea, también conocido como reacción de “Somogyi”.

Cómo disminuir el estrés en un paciente diabético

La diabetes y los niveles de estrés se encuentran estrechamente relacionados. De hecho, una de las causas que genera deterioro en pacientes diabéticos es el vivir situaciones difíciles de afrontar. La buena noticia es que existen ciertas técnicas que podemos aplicar y aprender a manejar el estrés, sin que este gane terreno.

  • Descubrir qué lo desencadena: para lograr hacer este hallazgo, se recomienda tomar notas en un cuaderno sobre los índices de glucosa, de manera que se pueda visualizar qué días estos se encuentran más elevados y qué circunstancias ha estado viviendo durante ese período. Tal vez, pudiese descubrir que lo que le causa estrés son fechas próximas a un viaje suyo o de algún pariente, la presentación de una propuesta en su trabajo, cambiar su domicilio, entre otras. Haciendo estas notas, podrá observar qué tanto influyen las situaciones que vive en sus niveles de glucosa.
  • Piense primero en su salud: es decir, que cuando se sienta estresado, lo más indicado es evitar incurrir en cualquier método que no sea beneficioso, como por ejemplo la tendencia de comer más de lo acostumbrado, fumar, consumir sustancias, ingerir alcohol, no dormir bien, entre otras. Recurra a opciones que sean siempre las mejores para su salud.
  • Mantenga la serenidad: esto es indispensable para poder experimentar armonía, ya que ciertas cosas podremos cambiarlas, pero otras simplemente no las podemos modificar, por lo que no vale nuestro esfuerzo, ni mucho menos comprometer la salud al permitir que el estrés domine.
  • Evadir toda situación estresante: aunque esto no siempre resulta fácil, lo ideal es permanecer distantes de todas aquellas personas o entornos que pudiesen provocarla. Si observa que se está suscitando una situación que le hará luego sentir mal, lo mejor es salir a dar una vuelta o caminar un poco.
  • Realizar alguna actividad física: pues, cuando realizamos ejercicios o movimientos corporales, nuestro cerebro segrega sustancias que nos hacen experimentar bienestar. De igual modo, si alguna situación nos hace sentir frustrados, ejercitarnos siempre será la mejor solución. Encuentre algo que le guste, tal como salir en bici, nadar, bailar, o caminar. Luego, consulte con su médico para asegurarse que usted se encuentra en las mejores condiciones o descubrir qué actividad le daría mejores resultados.
  • Modifique la manera de ver las cosas: trate de ver las cosas con menos negatividad. Cada vez que aparezca un pensamiento negativo, sustitúyalo de inmediato por uno que sea más agradable. Por ejemplo, en lugar de pensar que no podrá realizar algo, piense: “yo sí puedo hacerlo”, “lo haré”. Verá cómo los pensamientos positivos le ayudarán a sentirse mucho mejor.
  • Encuentre algo que le apasione: o que verdaderamente disfrute haciéndolo, como por ejemplo manualidades, pintar, leer, escuchar música, inscribirse en clases de yoga, entre otros.
  • Descanse el tiempo necesario: los problemas pueden esperar a ser resueltos el día siguiente. Dedique la noche exclusivamente para su descanso y para permanecer en estado de relajación. Cuando su cuerpo reponga energías, podrá hacer frente a cualquier situación de la mejor forma.
  • Aliméntese de forma apropiada: siga una dieta que sea saludable. Para crear un plan que se adapte a sus necesidades, puede visitar a su médico y verificar si realmente está alimentándose de la forma correcta.
  • Piense primero en usted: esto equivale a que muchas veces tendrá que decir “no” como respuesta, pero esto lo hará por su salud. Así que no sienta culpas, primero está su salud-

Si aplica estos consejos podrá empezar a sentirse mejor. Practique técnicas respiratorias, escriba cómo se siente, disfrute de un rato al aire libre, tenga presente que el primer lugar lo ocupa usted y su salud.

Si en algún momento llega a sentir que no puede lidiar con los niveles de estrés, entonces visite a su médico, o considere la idea de buscar apoyo con algún psicólogo o terapeuta. No tiene por qué sentirse solo ni afrontar el estrés por sí mismo.

Aunque la mayor fuerza reside en usted, recuerde que para eso también existen especialistas. Lo fundamental, en todo momento, es su bienestar.

Aqui se brinda informacion de interes para las personas que desean mejorar los niveles de azucar en la sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *